Turismo Minero

 

El primer fin de semana de junio  se celebró la primera feria de turismo minero en las instalaciones del Pozo Sotón,  declarado Bien Interés Cultural en el año 2014.  En la feria se  pudieron visitar varios stands relacionados con el turismo minero, como los de algunos ayuntamientos de las comarcas mineras,  el stand del consorcio de la Montaña Central, el Ayuntamiento de Langreo con el Ecomuseo Valle de Samuño y el MUSI, el Archivo Histórico Minero,  el Museo de la Minería, el Pozo Sotón, el stand de la Nueva España, la RTPA y el stand de la Mancomunidad del Valle del Nalón en representación de los cinco concejos que forman el valle.

El Valle del Nalón tiene numerosos vestigios de patrimonio industrial debido a su tradición minera e industrial, siendo San Martín del Rey Aurelio el concejo que aglutina un mayor número.

Como profesional del sector, he estado en contacto directo con algunos de ellos y es una auténtica lástima que muchos de ellos se encuentren deteriorados y no se puedan rehabilitar para darles contenido y utilidad; como ejemplo  tenemos las instalaciones del Pozo Santa Bárbara, más conocido como el Pozo Cerezal, del que se conserva el castillete, la cuadra de mulas, la sala de máquinas y la bocamina que precedió al pozo y data de finales del siglo XIX.

En los últimos años el patrimonio industrial ha ido adquiriendo cada vez más valor y es un gran atractivo que cada vez genera más visitas al valle, como demuestran las cifras de visitantes al Ecomuseo del Valle Samuño y el Pozo Sotón desde su reciente apertura al público. Desde mi punto de vista, considero que estos recientes equipamientos junto con el Museo de la Siderurgia y el Museo de la Minería deberían tratar de ofertarse de forma conjunta como complemento unos de otros y no de forma individual, ya que de lo que se debería tratar es de dinamizar toda la zona y no que se beneficien unos en detrimento de otros.

 

Texto: Nuria