Taller de Negociación

Cuando llegamos a la Lanzadera, en la sala de actos nos esperaba Miguel Ángel Montes, de fundación Telefónica. El taller arrancó con una pregunta ¿Quién a negociado alguna vez? Seguido de unas interesantes explicaciones sobre: las partes que entraban en la negociación, en que punto se empezaba a negociar, qué y cómo se negociaba, entre otras muchas explicaciones.

 

Nos juntó por grupos de 3-2 personas y nos puso un ejercicio: Gana todo lo que puedas, en el que solamente teníamos que elegir blanco o negro, y en consecuencia de lo que se eligiera, los demás grupos sumarian o restarían puntos; con la posibilidad de negociar en 3 preguntas, en las cuales la puntuación se multiplicaba por 3, 5 y 10 en cada caso. Cuando terminó el ejercicio, llegaron los recuentos y las explicaciones de por qué no se había llegado a un consenso en la negociación de dichas preguntas, entrando así en debate.

 

 

 

 

Después de un descanso, volvimos con más teoría y una dinámica para poner en práctica lo que habíamos aprendido. El ejercicio consistía en negociar la contratación de una actriz para una obra que se estrenaba en menos de un mes. Los roles con los que jugábamos eran el de director y representante. Después de desarrollar la actividad, los resultados fueron diversos, llegando a negociaciones altas, bajas e intermedias.

 

 

 

 

La experiencia fue muy positiva, ya que Miguel Ángel nos enseño que saber negociar, es una aptitud natural del ser humano y es esencial para conseguir beneficios para las partes negociantes.

                                                                                                                                                                         

Cuando llegamos a la Lanzadera, en la sala de actos nos esperaba Miguel Ángel Montes, de fundación Telefónica. El taller arrancó con una pregunta ¿Quién a negociado alguna vez? Seguido de unas interesantes explicaciones sobre: las partes que entraban en la negociación, en que punto se empezaba a negociar, qué y cómo se negociaba, entre otras muchas explicaciones.

 

Nos juntó por grupos de 3-2 personas y nos puso un ejercicio: Gana todo lo que puedas, en el que solamente teníamos que elegir blanco o negro, y en consecuencia de lo que se eligiera, los demás grupos sumarian o restarían puntos; con la posibilidad de negociar en 3 preguntas, en las cuales la puntuación se multiplicaba por 3, 5 y 10 en cada caso. Cuando terminó el ejercicio, llegaron los recuentos y las explicaciones de por qué no se había llegado a un consenso en la negociación de dichas preguntas, entrando así en debate.

 

Después de un descanso, volvimos con más teoría y una dinámica para poner en práctica lo que habíamos aprendido. El ejercicio consistía en negociar la contratación de una actriz para una obra que se estrenaba en menos de un mes. Los roles con los que jugábamos eran el de director y representante. Después de desarrollar la actividad, los resultados fueron diversos, llegando a negociaciones altas, bajas e intermedias.

 

La experiencia fue muy positiva, ya que Miguel Ángel nos enseño que saber negociar, es una aptitud natural del ser humano y es esencial para conseguir beneficios para las partes negociantes.

                                                                                                                                                      

                                                                                                                                                                                                                                         Sonia Búrdalo Díaz