Odisea en el Espacio

Esta semana la Lanzadera de Empleo de Cartagena 2018/19 se despide de esta gran Aventura que ha durado 5 meses. Empezamos un 21 de Noviembre siendo personas desconocidas, y algunas hasta dudando de si iniciarse en esto que llamaban las lanzaderas. Entras en un aula con 20 personas más y asoma la típica incertidumbre de si encajarás o no en este proyecto. Por suerte el temor inicial se superó para, a día de hoy, hablar de un equipo de 21 personas que han vivido una Aventura con mayúsculas.

Nuestro objetivo primordial, por supuesto que era conseguir un empleo, sin embargo la lanzadera ha sido mucho más que eso. Tal y como comprendimos en un taller sobre autoconocimiento a partir de los cuentos, cuando sales a pescar siempre te llevas algo más, algo que al principio desconoces e incluso te niegas a aceptar, pero que luego acaba siendo lo que te hace crecer y evolucionar. Ahora sabemos cosas de nosotros mismos que antes no nos atrevíamos a mirar de frente y a integrar en nuestro proceso de búsqueda de empleo. Salir a buscar un trabajo es un proceso pensado, organizado y con altas dosis de conocimiento personal para que pueda ser fructífero y esto era algo que no valorábamos antes de participar en una Lanzadera de empleo.

A día de hoy hemos incorporado a nuestro lenguaje: logros, fortalezas, competencias, capacidades, y una forma de comunicar que nos acerca a nuestros objetivos. Hemos sido y somos capaces de hacer llamadas y visitar empresas de forma autónoma, proactiva y seguros de nosotros mismos. Además, tenemos mucho más claro qué necesitamos para acercarnos a nuestro objetivo profesional, qué podemos aportar y en qué podemos mejorar.



Pero no menos importante es el aprendizaje que nos llevamos sobre cómo afrontar la frustración, saber recibir un No y decir No, sobrellevar los avatares del día a día que van surgiendo y los obstáculos que se presentan en el camino. Nuestra lanzadera, como toda Aventura, ha tenido momentos duros, de impotencia, decepción y tristeza y precisamente es aquí donde queremos resaltar la importancia del equipo como una red que te sujeta si te caes. Nuestro lema: cuando las arañas tejen juntas pueden atrapar a un león, ha servido para guiarnos estos meses y tejer una gran familia que ha demostrado estar ahí para lo bueno y para lo malo. Individualmente y aislados estos momentos pueden ser doblemente difíciles e implicar mucho más tiempo de recuperación. Buscar empleo es un proceso vital que requiere de recursos y las personas son el recurso más valioso. 



Queremos agradecer a todas y todos los colaboradores que han participado en nuestra experiencia con todo su esfuerzo, cariño y dedicación. Sin duda, han hecho de nuestra lanzadera algo único e irrepetible y han marcado muchos momentos inolvidables, además de transmitirnos sus conocimientos y experiencias profesionales que hacen de nosotros personas más preparadas. Agradecemos por supuesto también a nuestra lanzadera vecina de Murcia su amistad y colaboración y a la Fundación Santa María La Real y Servicio de Empleo y Formación de Cartagena por hacer que este programa exista y pueda llevarse a cabo.

Esta Odisea en el Espacio nos ha regalado momentazos de compartir, de alegría, de risas, de solidaridad, esfuerzo y superación personal y de equipo.



Muchos de nuestros integrantes ya están de nuevo en el mundo laboral demostrando su valía personal y profesional, otros vuelven a intentarlo y el resto seguimos trabajando y sembrando para encontrarlo con fuerzas renovadas y una Lanzadera que nos ha cambiado la vida mucho más de lo que imaginábamos.

¡Seguimos tejiendo nuestra red!

Gracias por todo.