No es el final, es nuestro camino post-Lanzadera

 

     En el mes de junio de 2016 inició su camino la LEES Lugo 2016, proyecto de innovación social y búsqueda activa de empleo de la Fundación Santa María la Real, la Fundación Telefónica, el Fondo Social Europeo y la Xunta de Galicia. Desde ese momento han pasado seis meses en los que todos los participantes hemos cambiado de alguna forma nuestras inquietudes, nuestras actitudes, nuestras esperanzas laborales… hemos cambiado el camino que estábamos recorriendo por uno mejor y que antes o después nos permitirá alcanzar nuestras metas.

     Cuando comenzamos nuestro camino juntos no éramos más que un número de desconocidos que buscaban una oportunidad más para lograr un empleo, con el tiempo nos convertimos en un grupo de gente que se iba conociendo poco a poco y más tarde en un gran equipo, perfectamente compenetrado donde todos luchábamos por nuestro objetivo común, encontrar empleo, dando lo mejor de nosotros mismos y aportando nuestros conocimientos y experiencias para hacerlo de la mejor manera posible al mismo tiempo que nos formábamos para que nuestras aptitudes profesionales fueran mejores y nuestras posibilidades de encontrar empleo aumentasen. Durante este tiempo demostramos que los intereses comunes e individuales valían lo mismo para todos los participantes, que nos apoyábamos unos a otros cuando lo necesitábamos, que compartíamos nuestros conocimientos con los demás siempre que lo necesitasen, y nunca buscando nada a cambio, desarrollándonos como equipo y comprobando la gran fuerza y solidaridad del mismo.

     Ahora una vez que la Lanzadera ha terminado, muchas personas han logrado sus objetivos y otras no, pero todas hemos cambiado y mejorado para poder lograrlos lo antes posible y en las mejores condiciones, creando una “buena imagen y marca personal” de nosotros mismos y de nuestras aptitudes laborales, que continuarán en el tiempo más allá de la Lanzadera de Empelo.

     Y lo más importante, este gran equipo no termina con la Lanzadera, si no que se prolongará en el tiempo por los grandes lazos de compañerismo y amistad generados durante nuestro camino en común.

     Muchas gracias a toda la gente que ha participado de nuestro proyecto, que nos han mostrado su apoyo, a todos los que nos ayudaron desinteresadamente y a la gran cantidad de empresas que nos recibió para conocer nuestro proyecto. Nuestro más sincero agradecimiento porque sin todo eso, nuestro camino habría sido mucho más complicado.

     También darle las gracias a nuestro técnico y coach personal Jesús Porto, una gran persona y gran profesional, que supo ver nuestras necesidades y apoyarnos en todo lo necesario para hacernos ver que nosotros somos lo más importante y que siempre que lo intentemos, lograremos nuestros objetivos.