LOS PARQUES TECNOLÓGICOS

 

Un parque tecnológico es uno de los grandes instrumentos para promover la generación de negocio y la creación de empleo en el territorio.

Las tecnópolis mantienen relaciones con las universidades, centros de investigación y otras instituciones de investigación superior.

Estos entes están concebidos para fomentar la formación y el crecimiento de empresas basadas en el conocimiento y de otras organizaciones de alto valor agregado pertenecientes al sector servicios, ubicadas en la tecnópolis. El Parque posee una estructura de gestión estable que promueve la transferencia tecnológica y fomenta la innovación entre las empresas y organizaciones usuarias del Parque, así como también ofrece suelo urbanizado para la localización de empresas en él. En su accionariado suelen estar representadas instituciones públicas, entidades financieras, fundaciones, etc.

Los Parques suelen contar con BIC o Centros Europeos de Empresas e Innovación, es decir estructuras de incubación y aceleración de empresas. En estos BIC, se prestan servicios de apoyo a la creación de empresas (asesoramiento sobre financiación, planes de negocio, fomento de spin-off, constitución telemática de empresas, …), de incubación (alquiler de espacios para el desarrollo de empresas, tutorización de proyectos, training a medida, apoyo en la participación de eventos, apoyo a la gestión, …) y de aceleración empresarial (creación de redes de business angels, apoyo a la internacionalización, búsqueda de financiación público-privada, mentoring, creación de grupos de cooperación empresarial, …)

La transformación digital también ha llegado a los parques tecnológicos, siendo la implementación de estrategias on line 2.0, tanto en términos de gestión interna como en las relaciones con clientes y mercados, fundamental para mejorar materias tales como la comunicación, la productividad, la colaboración e incentivando la implantación de la organización digital en las empresas ubicadas en los Parques y en sus entornos.

En relación a las aceleradoras de empresas, ya están surgiendo aceleradoras especializadas en segmentos concretos que ofrecen mentoring y recursos de mayor calidad que las aceleradoras generalistas. Estos segmentos van desde la restauración, agroalimentaria, salud, turismo, …; la razón de esta especialización es que cuando las start-ups son de temáticas similares, las sinergias, la formación y el mentoring son mucho mejores.

A nivel nacional, los parques tecnológicos se agrupan bajo la APTE (Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España), con 68 parques miembros; a nivel regional, es la RETA (Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía) la que agrupa a los parques tecnológicos, centros de innovación, centros tecnológicos, …, ubicados en nuestra comunidad.

La faceta de la generación de negocio internacional es determinante para los Parques, fomentando su presencia en las ferias sectoriales internacionales, tratando de captar inversores para el Parque y futuros clientes para las empresas ubicadas en él, promoviendo redes de colaboración entre la tecnópolis y los centros de investigación y conocimiento de carácter internacional; además, el apoyo a las empresas usuarias en su salida a los mercados exteriores es clave para su estrategia de consolidación y crecimiento.

Por otro lado, los Parques Tecnológicos suelen ser miembros de clústers de innovación, además de promover su constitución; las ventajas de agruparse bajo la fórmula de clúster son la mejora de la productividad y eficiencia entre sus asociados (centros tecnológicos y universidades entre ellos), lo cual le permite encarar proyectos colaborativos de manera conjunta, acceder a mercados, mejorar los canales de comunicación, constituirse en representante ante la Administración y transferir tecnología entre ellos. Podemos destacar clústers de innovación como Cylsolar (energía solar) y Aeice (construcción sostenible).

Los Parques Tecnológicos están orientados a contribuir a la construcción de los modelos país, tan importantes a la hora de favorecer entornos de innovación tecnológica como base de la economía nacional.

El mayor problema de este país, su alto nivel de desempleo, está siendo paliado por la baza que supone contar con Parques Tecnológicos en el territorio, al ser focos de atracción de inversiones, de generación de riqueza, y en consecuencia de creación de empleo, especializado, tecnificado y con una cada vez mayor componente digital.

En el caso concreto de Almería, contamos con el Parque Científico-Tecnológico de Almería - PITA, todo un referente para el Agro almeriense con proyección internacional, en el que la diversificación empresarial es una de sus señas de identidad, tal y como podemos comprobar con la instalación de empresas pertenecientes a sectores tales como la agrotecnología, biotecnología, arquitectura bioclimática, diseño de aplicaciones web, laboratorios de calidad y seguridad alimentaria, energías renovables, diseño industrial, ...

 

                                                       JAVIER HERNÁNDEZ NAVARRO

                            Miembro de la II LANZADERA DE EMPLEO DE ALMERÍA

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas. Máster en Gestión de Operaciones Internacionales.