A LA LANZADERA LE QUEDA POQUITO

Pero a pesar de eso, estamos estrujando más nuestras posibilidades y tenemos otra incorporación al mundo laboral.

Nuestro compañero, el que empezó el primer día diciéndonos que era un puro nervio, ha conseguido un trabajo dinámico, en el que necesita energía y ganas, y está muy contento. Gracias por contagiarnos tu alegría y siempre tus buenas palabras Joaquin, llevala allá donde vayas y seguro que te va a ir muy bien. Suerte.