Juego de emociones

¡Hemos vuelto de las vacaciones muy emocionales!

Con este juego de cartas podíamos elegir, siempre que el azar nos lo permitiera, tres cartas con las que debíamos quedarnos y con la emoción que nos identificáramos, para hacer finalmente un ejercicio de relación entre dichas emociones y nuestra situación laboral. 

 

 

No es de extrañar que en estas fechas estemos todos un poco más sensibles y nos vayamos también al plano personal, que después de todo termina influyendo de alguna manera en nuestras decisiones relacionadas con el mundo laboral. Sin embargo, somos un equipo que busca siempre el lado positivo de las situaciones.