Despedidas agridulces...

El engranaje de la Lanzadera ha funcionado y cuatro de nuestr@s compañer@s nos han abandonado para embarcarse en nuevos proyectos profesionales. La sensación del grupo es agridulce... Por un lado, la alegría por ellos es inmensa; por otro lado, nos han dejado un vacío difícil de cubrir. David, Marta, José Carlos y Bea han encontrado empleo y prosiguen su camino fuera de la Lanzadera. ¡¡¡Mucha suerte amig@s!!!